Viajar y vivir en Australia: La Experiencia

la-experiemcia-de-vivir-y-viajar-en-Australia

Viajar y vivir en Australia: La Experiencia

Viajar y vivir en Australia: La experiencia de tu vida

 

A lo largo de nuestro blog encuentras información de todo tipo sobre Australia, pero hoy hablaremos de viajar y vivir en Australia como la experiencia de tu vida.

Hay una frase célebre de Nelson Mandela que dice “No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado, para darte cuenta de cuanto has cambiado tú”. Está frase será el disparador de este artículo.

Esta frase célebre resume la experiencia más importante de viajar y vivir en otro lugar, la  que te deja como bagaje emocional.

Ya hemos hablado de lo importante de aprender o perfeccionar el inglés estudiando en Australia. También de la oportunidad de trabajar en un país sin desempleo y con políticas migratorias que favorecen el estudiar y trabajar en las antípodas,  y lo que representa para tu hoja de vida o curriculum esta experiencia. Además de la posibilidad de conocer un país rico en diversidad cultural,  con una biodiversidad única en el mundo y unos paisajes de ensueño.

Pero hoy nos centraremos en la experiencia vital,  nos pondremos místicos y describiremos la experiencia de viajar como un cambio de ropa del alma.

Volviendo a la frase de Nelson Mandela, aquellos que han experimentado vivir en otra sociedad, a veces mejor que la que conocemos como  única realidad. Entienden que dejas de ser el mismo a través de la experiencia y hay que estar preparados para ese cambio de mentalidad, porque cuando vuelves a casa, te encuentras con una foto estática, nada ha cambiado,  pero tú no eres el mismo.

 

Por qué cambiamos al viajar?

Intercambio cultural

La experiencia de conocer personas de diferentes nacionalidades, con sus costumbres y tradiciones, de compartir vivencias con personas de raíces tan diferentes, unidos por una circunstancia vital. Te libera de prejuicios, somos seres humanos, no existen fronteras para tu mente, nadie te puede manipular en relación a estereotipos culturales, porque rompiste por completo la frontera que nos divide de acuerdo a nacionalidades, has convivido, has compartido momentos con personas afines y no con pasaportes.

 

Quien vive ve, pero quien viaje ve más

 

Coleccionar momentos y experiencia

Cada vez son más los jóvenes que entienden que acumular posesiones o cosas,  no nos hacen mejores personas. Lo vemos a diario en la sociedad de consumo, carente de valores morales hasta provocar vergüenza ajena,  cuanto más posesiones más prestigio,  sin importar la pérdida de dignidad para conseguirlo. Es la mediocridad de nuestra sociedad que valora las cosas por encima de las personas. Al extremo que muchas veces las mismas personas son tratadas como cosas y se mercadea hasta con los afectos.

Quien viaja sabe que acumular vivencias y momentos nos hacen realmente ricos. Y me dirás:  pero necesito las cosas para vivir?. Y te respondo, es una excusa!.

 

Cuando logras poner en tu mochila lo necesario para emprender un viaje, te das cuenta que vas cargado de cosas innecesarias, porque al llegar a destino te liberas de ataduras de tu realidad cotidiana, te das cuenta que esa prende no te hace ser tú, y tal vez decidas hasta cambiar tu forma de vestir adaptándote a tu nueva realidad y persona. Porque te toca reconstruirte cuando viajas,  y en esa reconstrucción tendrás pérdidas y ganancias. Seguramente perderás personas al cambiar tu ropa del alma, pero ganarás muchas más, en definitivas aprendes a decantar, a limpiar tu alma de todo lo innecesario para evolucionar como persona.

Cuando descubres la riqueza que te da vivir en otro lugar, no necesitas cosas porque tienes experiencia valiosa y eres un valor añadido allí donde vayas. Aprendes cosas nuevas que jamás hubieses aprendido si no las hubieses experimentado en la escuela de la vida, porque en definitiva la persona se compone de experiencias, descubres que las cosas no suman, sino restan.

 

“Una vez al año ve a un lugar donde nunca hayas estado”

  Dalai Lama. 

 

Viajar es la mayor riqueza personal

Aprendes a valorarte como persona, descubres tus talentos personales, estás en otro lugar y no tienes a nadie que te solucione los problemas, eres tú y tus circunstancias. Aprendes a hacerte independiente, fuerte, a confiar en personas que no conoces y a ganarte la confianza de los demás con tus acciones, porque allí donde vas no importa de donde vienes,  sino lo que eres y demuestras ser.

Aconsejamos a nuestros lectores la experiencia de vivir en el extranjero como una experiencia vital.

Advertirte también que corres el riesgo de encontrarte a ti mismo,  en un lugar donde te sientes más tú que en casa. Pero tranquilo,  es un proceso gradual, en el que no pierdes tus raíces ni identidad.

Eso sí, para viajar y vivir en el extranjero,  debes vencer el miedo y los prejuicios. Es algo que recomendamos no llevar como equipaje de viaje.

Esperamos te haya gustado este nuevo artículo, si necesitas información sobre estudiar en el extranjero, no dudes en contactarnos.

 

Etiquetas: , , , , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *